E3VWLTSMOFEPZES5S54JBLVKGI.jpg

Nuevo disco y un paso más hacia la madurez

//////// 16/06/2021 \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

////////// ESTADOS UNIDOS \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\​

El cantante ha alcanzado la estabilidad gracias a la religión y a su matrimonio con Hailey Baldwin, y promete “curar a la humanidad” con sus canciones

Un trabajo que ha llegado casi por sorpresa a los pocos días de que el canadiense celebrase su 27 cumpleaños. Una edad marcada en rojo para cualquier estrella de la música rodeada de polémica, ya que con 27 años murieron iconos de la cultura popular y de la rebeldía como Kurt Cobain, Jim Morrison, Jimi Hendrix o ya en este siglo Amy Winehouse. 

Bieber decidió pelear por tener una carrera larga a sabiendas de que el único camino para conseguirla era la estabilidad emocional.

Un camino que parece haber alejado para siempre al Justin Bieber que limpió el suelo con la bandera de Argentina, que contaba chistes racistas en Twitter o que se marchó en mitad de una entrevista en Madrid y nada más empezar un concierto en Oslo. El que pegó un puñetazo a un fan o fue arrestado por conducción temeraria. Un ejemplo que demuestra que esa lucha entre el recto hombre casado y el díscolo ídolo de adolescentes aún continúa han sido sus últimas declaraciones sobre sus tatuajes en una emisora de radio estadounidense. Bieber afirma que se prometió a sí mismo no tatuarse las manos. “Quiero ser capaz de ponerme un traje de chaqueta y evitar que se vean los tatuajes”, desveló. Una metáfora perfecta del hombre nuevo que nunca podrá borrar su pasado rebelde.

Su matrimonio con Hailey Baldwin ha sido crucial en este cambio, y desde que se casaron en 2019 el cantante ha declarado que es mejor persona “cada día”. El otro motor de este camino hacia la madurez ha sido la profunda fe cristiana que también comparte su esposa. Todo ello lo ha querido reflejar en Justice, un disco con el que pretende proporcionar “confort para que las personas se sientan menos solas”, en una época en la que “nuestro planeta sufre y la humanidad necesita sanación y justicia”.

Fuente: elpais.com